Universidad Evangelica

¿Una universidad evangélica en Chile?

 Las chilenas y chilenos que se declaran evangélicos constituyen el 20% de la población nacional, los que suman aproximadamente cuatro millones de personas mayores de 15 años. No incluye a las personas menores de 15 años. El pueblo evangélico chileno ha generado iglesias, librerías, colegios, centros de rehabilitación de drogadictos, radios emisoras, canales de televisión, y en varias ocasiones ha intentado fundar una universidad. Entre los que han intentado fundar una universidad, los más destacados son, el misionero norteamericano Steven Phillips Reynolds y el pastor Eduardo Durán Castro. Nada hay imposible para Dios, pero es difícil para cualquier evangélico fundar una universidad en nuestro país. El doctor en Filosofía Manfred Swenson, quien escribió en octubre del año 2012 el artículo: ¿Una universidad evangélica en Chile? dice que: “si se cree, que el cristianismo aporta una determinada visión de la realidad, que vale la pena educar gente que ve su disciplina desde el marco dado por la fe, es posible empezar…”. Dos meses después, escribiría: “Puede que en el futuro haya lugar a una razonable universidad evangélica en Chile…”

 El pastor Fernando Eduardo Mena Barrales descubrió la manera de hacer universidad evangélica en Chile, viajó a los Estados Unidos de América y consiguió la representación oficial de dos universidades teológicas, Latin University of Theology de California y de la International University de Florida, ambas reconocidas en sus Estados y por el gobierno federal.

Pero, la visión del pastor era mayor, la representación no era solo para promover cursos, formó un equipo y con ellos fundó en mayo del año 2010 el Ministerio Evangélico para la Educación Teológica y/o Universidad Chilena de Teología Evangélica, corporación religiosa, que fue reconocida en mayo del año 2013 por el Ministerio de Justicia con la Personalidad Jurídica N° 2.126. 

Además del Acta de Fundación y los Estatutos de la Corporación que rigen jurídicamente su destino y ordenan su razón de ser, la Universidad Chilena de Teología Evangélica cuenta con su Proyecto Educativo Institucional y su Código de Etica Ministerial, que inspiran y enmarcan su quehacer académico, tanto en lo institucional, como en el servicio que prestan cada uno de sus miembros.  

UNITEV por medio de su cuerpo de profesores chilenos, imparte cátedras conducentes a diplomados, licenciaturas, maestrías y doctorados en el área de la teología evangélica y la pedagogía en religión evangélica, pero los certificados de títulos y los diplomas los entregan las universidades norteamericanas. Por las aulas presenciales y virtuales de UNITEV han pasado unos 300 estudiantes, y a la fecha se han graduado más de 130, en sus diferentes diplomados, licenciaturas, maestrías y doctorados.

Los titulados que así lo deseen o lo requieran para su ejercicio profesional, pueden tramitar el reconocimiento, revalidación o convalidación de sus títulos obtenidos en el extranjero, en la Universidad de Chile, previo pago del arancel correspondiente. (Decreto) Universitario Exento N° 0030203 del 27 de Octubre del año 2005.

La Universidad Chilena de Teología Evangélica

La Universidad Chilena de Teología Evangélica nace legalmente como un centro de educación superior, destinado a formar teológicamente a los ministros del culto, de cualquiera de las Corporaciones Religiosas Evangélicas de Derecho Público o Privado, y también al liderazgo de las Iglesias Evangélicas de hecho, y ahora último, se orienta además, a formar profesores de religión evangélica para las escuelas y liceos del país.

estudiar pedagogia religion

La formación de pastores y profesores realizada por UNITEV está acreditada y es certificada por dos Universidades teológicas norteamericanas reconocidas conforme a la institucionalidad de los Estados Unidos de América, quienes otorgan los títulos y diplomas de Bachiller, Magister y Doctor a los estudiantes que hayan cursado y aprobado los correspondientes planes de estudios.

Los títulos y diplomas extendidos por ambas universidades norteamericanas son reconocidos en Chile, porque vienen apostillados, conforme al Convenio de La Haya, suscrito por Chile el 5 de octubre del año 1961, y si el estudiante lo requiere, pueden ser reconocidos, revalidados y convalidados para el interior del país, gestión que hace por ley, la Universidad de Chile, previo pago del arancel establecido.  

Para el caso de los profesores de religión evangélica, se aplica el Decreto N° 352 del año 2003, que Reglamenta el ejercicio de la función docente, el cual en su artículo N° 3 numeral 3 señala: “Podrán ejercer la función docente… las personas tituladas en el extranjero… y también el Decreto Supremo de Educación N° 924 de 1983 que establece una Certificación de Idoneidad que otorga el Comité Nacional de Educación Evangélica. 

Decreto 352 – Reglamenta Ejercicio de la Función Docente Artículo 3º Podrán ejercer la función docente en la Educación Parvularia, en la Enseñanza Básica y en la Enseñanza Media, según la especificación de su título, inscripción o autorización, las personas que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones, sin perjuicio de lo dispuesto en el DFL Nº 630, de 1981, del Ministerio de Justicia: 

1. - Estar titulado como Profesor o Normalista en las Universidades, Institutos Profesionales o Escuelas Normales estatales o reconocidas oficialmente; 

2. - Estar habilitado para ejercer docencia en razón de estar inscrito en el Colegio de Profesores en virtud de lo dispuesto en el artículo 3º transitorio, inciso 1º, del decreto ley Nº 678 de 1974, modificado por el decreto ley Nº 1.477 de 1976, o para desempeñar docencia en los casos contemplados en el artículo 3º del DFL Nº 29 de 1981, del Ministerio de Educación y en el artículo 6º del presente reglamento; 

3. - Haber obtenido el título correspondiente en el extranjero, de acuerdo a los convenios o tratados vigentes suscritos y ratificados por Chile, sin perjuicio de los casos que se señalan en el artículo 8º, letra a); 

Las personas tituladas en el extranjero podrán ejercer la función docente conforme a los tratados y convenios vigentes previa legalización de los documentos que acrediten dicha calidad. En los casos en que fuere procedente se acompañará un certificado otorgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores respecto de la vigencia del tratado y de las condiciones fijadas en él;  

4.- Tener autorización del Ministerio de Educación. 

Artículo 5º Las personas que realicen clases de Religión deberán cumplir con los requisitos especiales que establecen las disposiciones contenidas en el decreto supremo de Educación Nº 924, de 1983.  

Decreto 924 Fecha Publicación: 07-01-1984 Fecha Promulgación: 12-09-1983 Organismo: MINISTERIO DE EDUCACIÓN PÚBLICA Título: REGLAMENTA CLASES DE RELIGION EN ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES 

Artículo 9°.- El profesor de Religión, para ejercer como tal, deberá estar en posesión de un certificado de idoneidad otorgado por la autoridad religiosa que corresponda, cuya validez durará mientras ésta no lo revoque, y acreditar además los estudios realizados para servir dicho cargo. 

La autoridad religiosa correspondiente podrá otorgar certificado de idoneidad a extranjeros para desempeñarse en establecimientos educacionales municipales y particulares. Si el establecimiento educacional no cuenta con personal idóneo deberá requerirlo a la autoridad religiosa que corresponda, de acuerdo a las preferencias de los padres y apoderados.